GERON - Propiedades

La glusosamina es un aminomonosacárido natural que interviene como sustrato en la biosíntesis de los proteoglicanos para formar el cartílago. Tiene propiedades estabilizadoras de membrana al inhibir la acción lisosomial de enzimas que intervienen en la destrucción del cartílago, tales como colagenasas y fosfolipasa A2. Asimismo, disminuye la formación de otras sustancias que dañan los tejidos, tales como los radicales superóxido sintetizados por los macrófagos. El sulfato de glucosamina inhibe las reacciones inflamatorias agudas y subagudas, sin inhibir la síntesis de prostaglandinas, probablemente por la vía ya mencionada de la inhibición de la formación de radicales superóxido y también de la inhibición de la actividad de los enzimas lisosomiales. Todas estas propiedades farmacológicas del sulfato de glucosamina explican su actividad beneficiosa en los procesos de osteoartrosis y, en particular, sobre los síntomas de la enfermedad en diferentes localizaciones. La glucosamina no muestra efectos sobre el sistema cardiocirculatorio ni sobre la función respiratoria. Por vía oral es absorbido ampliamente (90% de la dosis). Difunde rápidamente desde el compartimiento central a los compartimientos periféricos, riñón e hígado y a los tejidos articulares (donde se encuentra en concentraciones mayores que en sangre). Es metabolizado parcialmente en el hígado interviniendo el citocromo P-450. Se excreta en la orina durante las 48 horas siguientes a la administración oral en una proporción de alrededor del 5% de la dosis administrada. La principal cantidad de la glucosamina administrada oralmente se metaboliza en los tejidos y se elimina como CO2 en el aire espirado. El estado estacionario en sangre se alcanza durante el tercer día de administración y no se acumula después de este período.